Barcelona se sitúa por primera vez entre las 30 grandes ciudades tecnológicas del mundo

Blog

per Comunicació CTECNO / 6 febrer, 2019 / Sense comentaris

• La capital catalana entra en el ranking Tech Cities de la consultora Savills y se sitúa en la 21ª posición

• La Ciudad Condal es la tercera en dinamismo y bienestar del total de metrópolis analizadas

Barcelona se ha situado por primera vez entre las principales ciudades tecnológicas del mundo, según el estudio Tech Cities 2019, elaborado por la consultora inmobiliaria internacional Savills y que identifica los 30 grandes centros de innovación a nivel global. En concreto, la capital catalana se coloca en la posición número 21 de la clasificación, que lidera Nueva York, tras analizar distintos parámetros que hacen atractivas a estar urbes para las TIC (infraestructura tecnológica, entorno empresarial, talento, estilo de vida, servicios para la movilidad o gatos de alojamiento o coworkings). Tras la ciudad de los rascacielos, San Francisco, Londres, Ámsterdam y Boston completan los cinco primeros puestos mundiales.

De las ciudades analizadas, la capital catalana es una de las mejor posicionadas en el apartado relativo dinamismo y bienestar (“city buzz and wellness”), ocupando la tercera posición, y solo superada por Londres y Berlin, en primer y segundo lugar, respectivamente. Entre los factores que han permitido que la capital catalana despunte a nivel internacional como una ciudad dinámica y abanderada del bienestar y calidad de vida se encuentran aquellos no sólo ligados a la salud y al medioambiente (los niveles de polución, la calidad de sus parques, la asistencia sanitaria o índices de delincuencia) sino también a su oferta cultural (entretenimiento, vida nocturna o experiencia y compras).

Anna Gener, CEO y presidenta de Savills Aguirre Newman Barcelona, destaca que “Barcelona ha sabido reinventarse en los últimos años y posicionarse como un centro de referencia para el sector tecnológico en el sur de Europa. La ciudad goza de una situación privilegiada para atraer talento global y figura en la lista de las grandes corporaciones internacionales como centro de referencia en innovación. Esta atracción por parte de los grupos extranjero por la ciudad no sólo se está traduciendo en nuevas inversiones, sino está actuado de forma positiva dinamizando el tejido empresarial local”.

Asimismo, la consultora también reconoce en sus estudios la infraestructura de transporte de Barcelona, orientada a favorecer la movilidad. En este aspecto, la capital catalana es la quinta mejor posicionada gracias a contar, entre otros, con un sistema de bicis compartidas y a la introducción de la tecnología en su red. También se pone de manifiesto la calidad de su infraestructura, que permiten el desplazamiento de forma ágil en su área metropolitana. Para Savills, Barcelona es una de las principales ciudades “cycle-friendly”, que permiten a sus residentes viajes más cortos, un acceso más fácil a los servicios y un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal.

En este sentido, para la consultora es imprescindible que una Tech City no sólo disponga de talento tecnológico, sino que también cuente con una red de transporte eficiente que permita a los trabajadores llegar a su lugar de trabajo de forma rápida y económica, con lo que por primera vez ha introducido la movilidad como factor de análisis en su estudio.

Por otro lado, Barcelona tiene ventaja frente otras ciudades al contar con unos costes asociados al “real state,” como son los del alojamiento o de coworking, más económicos que las ciudades que lideran el ranking Tech Cities. Este hecho le permite ocupar la séptima posición en apartado relativo a costes inmobiliarios. En este sentido, el gasto del alquiler de una vivienda en la capital catalana es de 250 dólares a la semana, por debajo de los 350 dólares de media que registran las ciudades que integran la clasificación y lejos de los 720 dólares que alcanza San Francisco. Respecto al alquiler de un despacho privado en un coworking, el coste medio en Barcelona se sitúa en los 380 dólares, frente a la media de 590 del total del conjunto Tech Cities y muy alejados de los 1.050 euros que se pagan en San Francisco.

Savills destaca que los elevados costes no supone un freno para el éxito y consolidación de estas ciudades como polos tecnológicos, ya que las empresas tienen en cuenta otros parámetros como el talento, el entorno empresarial, el entorno tecnológico y la habitabilidad de la urbe.

Savills también pone en valor el ecosistema empresarial entorno a Barcelona, tras analizar el marco regulatorio, la cultura de “start ups”, así como el impulso al I+D y a la innovación. En este apartado, la Ciudad Condal ocupa la posición 24 entre las 30 ciudades analizadas y destaca que un total de 433.400 personas tienen un puesto de trabajo ligado al ámbito financiero y de negocios, frente a la media de 1,1 millones del total de ciudades que integran el estudio. No obstante, si se analiza el ecosistema tecnológico de la ciudad, Barcelona se situaría en posición 26, con una inversión anual de 1.400 millones de dólares en Venture Capital en el periodo 2016-2018.

 

Redacció: Savills

Publicat: Savills, 6 de febrer del 2019 [font]