“De la economía actual solo el 5% es circular”, en el debate-networking sobre economía circular y TIC

General

per Comunicació CTECNO / 14 novembre, 2018 / Sense comentaris

El Cercle Tecnològic de Catalunya (CTecno) organizó el pasado 13 de noviembre un debate-networking titulado “Cómo las TIC contribuyen a la economía circular: ecodiseño, reciclaje y reutilización”, con la colaboración y el patrocinio de Barcelona Activa. La sesión se celebró dentro del Smart City Expo World Congress (SCEWC) y reunió a más de 60 profesionales interesados ​​en saber cómo las TIC poder intervenir en la economía circular.

El acto contó con la participación de Arnau Queralt, director del Consell Assessor per el Desenvolupament Sostenible de Catalunya; Ramon Farreny, Environmental Sciences and Technology PhD Senior eco-innovation strategist a Inèdit Innova; Marta Escamilla, responsable de la Divisió de Sostenibilitat del Centre Tecnològic LEITAT; Maria Vidal, jefa del Departament de Foment de la Valorització de l’Àrea d’Economia Circular de l’Agència de Residus de Catalunya, Enric Martínez-Abarca, Sales Manager Western Europe de HP y David Franquesa, director de Electronic Reuse.

Arnau Queralt, moderador del debate, explicó que estamos transformando el modelo, ya que poco a poco la estamos pasando de lineal a circular. ¿Cuáles son los instrumentos que debemos utilizar para ir hacia la economía circular y agilizar los procesos?

Ramon Farreny explicó que de nuestra economía actual sólo el 5% es circular y que las TIC tienen un papel fundamental en el cambio de modelo económico, ya que permitirán innovar. Según Farreny, “la colaboración, la confianza y la transparencia son los elementos clave en este cambio de modelo de economía”. También comentó que “es en las ciudades donde nos encontramos con la gran lucha, ya que el 80% de población vive en ciudades, es donde se concentran más emisiones y residuos y por eso es en ellas donde tenemos que encontrar soluciones”. “En el 2020 habrá aproximadamente 50 mil millones de dispositivos conectados y las TIC deben permitir una transformación efectiva hacia una economía más circular”, afirmó.

Seguidamente, Marta Escamilla destacó que desde Leitat están llevando a cabo proyectos de investigación y desarrollo aplicados a la industria, así como GREENSENSE, una plataforma para hacer un biosensor que está basado en nanocel·lulosa, y otro sobre reciclaje y reutilización que se basa en utilizar fotónicas y tintas electrónicas para que se pueda identificar el tipo de plástico y que ayude con el reciclaje. “La investigación es muy importante, pero tenemos que hacer que todos los demás engranajes también vayan girando”, afirmó Escamilla.

Desde la vertiente pública, Maria Vidal explicó que actualmente ya no hablamos de residuos, sino de recursos. “Se trata de producir más sosteniblemente y de alargar la vida útil de los productos”, aclaró. El Departamento de Territorio y Sostenibilidad, conjuntamente con SmartCatalonia, está llevando a cabo un proyecto que es un reto público-privado. Han detectado que el país tiene una necesidad y el reto que tienen es desarrollar un proyecto que demuestre la viabilidad de disponer de un sistema que permita trazar y localizar los AEE (Aparatos Eléctrico y Electrónicos) comercializados en Cataluña desde el mismo momento de su fabricación. “Generamos 6 AEE por habitante cada año en Cataluña y en 2017 se pusieron en el mercado 108 millones de kg de aparatos electrónicos y eléctricos”, explicó.

A continuación, Martínez-Abarca afirmó que la fabricación aditiva debería ayudarnos a no generar tantos residuos. “El mundo está cambiando: ahora ya no hablamos de producción masiva sino de customización masiva”, comentó. Como ejemplo puso Amazon, ya que no imprime y luego distribuye, sino que distribuye y luego imprime. Es el modelo basado en la demanda de los usuarios. Según Martínez-Abarca, el 3D tiene muchas ventajas: tiempo reducido, más económico, “performance increase” y personalización, y todos estos elementos significan sostenibilidad.

Por último, Franquesa explicó que la misión de Electronic Reuse es impulsar la creación de circuitos colaborativos de reutilización de la electrónica que maximicen la reutilización y garanticen el reciclaje final. “Si reciclamos hoy todo lo que va a los vertederos sólo reduciríamos un 1,6% el dióxido de carbono y, por tanto, el reciclaje dentro de la economía circular no es la respuesta, sólo nos ayuda a mejorar una pequeña parte”, va explicar Franquesa. “Los miembros de eReuse.org compartimos recursos en abierto para optimizar la restauración, trazar la cadena de custodia, asegurar el reciclaje final y medir la durabilidad de los productos y el impacto social”, explicó.