Smart City: Business Models & PPP

General

per Comunicació CTECNO / 3 febrer, 2015 / Sense comentaris

“Contar con el sector privado, mediante la construcción y fortalecimiento de nuevas formas de relación público-privadas, debe permitir generar más oportunidades económicas”

Hoy hablaremos de modelos de negocio y el concepto de los partenariados público-privados (PPP) enfocados a la superación de las limitaciones que enfrenta actualmente la administración pública, enumerando los retos que quedan por resolver y apuntando a posibles soluciones.

Esto es especialmente manifiesto en el desarrollo de cualquier programa “Smart City”, donde la importancia de medir el impacto económico, social y en el entorno es fundamental para mejorar los servicios al ciudadano y la eficiencia de la administración en su papel de gestores de la ciudad. Pero también porque la naturaleza de estas iniciativas “smart city” hace que estén fuertemente vinculadas a importantes inversiones. Contar con el sector privado, mediante la construcción y fortalecimiento de nuevas formas de relación público-privadas, debe permitir generar más oportunidades económicas, crear puestos de trabajo y bienestar, atraer más inversiones en la ciudad y proporcionar soluciones innovadoras para una mejor gestión de la ciudad y el despliegue de servicios e infraestructuras para mejorar la calidad de vida del ciudadano y la eficiencia de la administración en su papel de gestores de la ciudad.

Antecedentes

Actualmente, nos encontramos ante un entorno bastante desfavorable en cuanto a la innovación de nuevas maneras de hacer que impliquen una mínima inversión por parte de la parte pública.

  • Presupuestos congelados o muy justos
  • Sistemas de contratación públicos “mejorables” o “innovables”
  • Presión social de transparencia y de eficiencia en el gasto que priman, como es lógico, el aspecto social y de atención a los colectivos más desfavorecidos.
  • Sospecha continua de malas “praxis” generalizadas (personalmente no estamos nada de acuerdo)

Quiere decir que este entorno debe hacernos desfallecer? Todo lo contrario, nos debe animar más para hacer la administración pública más eficiente y sostenible que nunca. Como sucede con cualquier reto, se derivan grandes oportunidades.

Retos

¿Qué retos se nos presentan?

  • Mejora en la financiación pública
  • Eficiencia en el gasto
  • Transparencia
  • Innovación social, contractual y de gestión

Soluciones: modelos de negocio y PPP

  • Modelos de negocio y cálculo del ROI

Dadas las contingencias antes expuestas, todo proyecto financiado totalmente o en parte con presupuesto público debería tener un modelo de negocio asociado. Significa esto que debe tener un “business plan as usual” con retornos económicos a tres años? Sí y no. Lo que queremos decir con esto es que todo despliegue de proyecto público debe tener detrás un plan serio de ROI (retorno de la inversión; Return Of Invesment) ya sea en términos económicos o medido en función del outcome o impacto social.

Métodos a utilizar? Hay varios:

  • Canvas Modelo: para proyectos donde el retorno económico quizás no sea la clave, ya que hay un evidente retorno social necesario. Es especialmente útil para evaluar políticas públicas dada la facilidad para analizar impactos en diferentes entornos, actividades derivadas o trade-offs y propuestas de valor.
  • “Business Plan” tradicional: que analice inversiones monetarias y su retorno económico, o en su caso, incluso beneficio. Sorprendidos? Evidentemente, puede haber actuaciones públicas que persigan un beneficio económico; y que éste, sirva para complementar otras partidas, o para mejorar servicios existentes. Un buen ejemplo sería lograr eficiencia en algún servicio público y destinar estos recursos sobrantes de presupuesto en partidas sociales.

Modelos de financiación innovadores, PPP

Diferentes razones justifican la existencia de partenariados público-privados o PPP, asociados a menudo a la generación de nuevos modelos de negocio donde los agentes públicos y privados tienen una participación. Mencionaremos algunas de estas razones:

  • La importancia de formular políticas orientadas a resultados. El solo proceso de definición de los resultados esperados derivados del PPP provoca mayores especificaciones del objetivo, y, por tanto, la promoción del uso de indicadores específicos para medir los objetivos de la actividad. Esto, a su vez, ofrece una mayor capacidad de controlar la calidad del producto o servicio y como se ofrece o se produce.
  • El llamado “value for Money”, o la relación calidad / valor-precio, que conlleva la maximización del retorno de la inversión, la eficiencia y la productividad. El concepto de coste de oportunidad (a lo que tengo que renunciar si asigno recursos a un proyecto determinado y no a otro) es un aspecto a tener muy en cuenta, y esto, a su vez, está directamente relacionado con un mayor esfuerzo de transparencia y rendición de cuentas.
  • Mayores necesidades financieras del sector público, vinculadas al Estado del Bienestar, necesidades sociales y limitaciones presupuestarias.
  • Compartición del riesgo de las inversiones (y por tanto, del beneficio). La transferencia del riesgo de determinadas inversiones del sector público al sector privado, sobre todo en escenarios expuestos a innovaciones o mercados con fluctuaciones o cambios, debe permitir ganancias en eficiencia y productividad y mejora de los servicios y su calidad, al tiempo que conllevará mayor actividad y oportunidades.

Conclusiones

El entorno económico y la situación financiera de los últimos años nos empuja a buscar nuevas formas que nos permitan seguir garantizando el estado del bienestar y el aprovisionamiento de servicios públicos, garantizando la calidad y el acceso de los ciudadanos.

El desarrollo de nuevos modelos de negocio y nuevas formas de relación entre agentes públicos y privados se plantean como soluciones óptimas, pues garantizan al ciudadano los servicios y su calidad, favorecen la eficiencia en la colocación de los recursos públicos y, por tanto , la gestión pública, a la vez que generan oportunidades para el sector privado, favoreciendo la actividad económica.

Esto es especialmente importante para hacer frente a proyectos que requieren grandes inversiones o de elevado riesgo, como algunas de las iniciativas vinculadas a programas “Smart Cities”.

Firman Jaume Batlle y Maria Galindo para El Singular.cat

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.